Peluquería canina

Cómo evitar que nuestra mascota sufra con el calor del verano

El calor en los perros

¿Cómo afecta el calor a los perros?​

Nuestras mascotas son igual de sensibles que nosotros,con la diferencia de que ellos no tienen la capacidad de sudar por toda la piel. Únicamente regulan la temperatura mediante jadeos y por las almohadillas de las patitas. Por eso debemos tener presente que un golpe de calor puede matar a nuestro perro.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro perrete a combatir las sofocantes temperaturas del verano?

En el blog de Peluquería Canina Por los Pelos os dejamos algunas de las cosas (consejos) que podéis hacer para evitar que vuestro perro sufra con las altas temperaturas: 
  • Debemos tener mucho cuidado con las horas del paseo. Por ello, deberemos evitar pasearlo después de comer. Las mejores horas son a primera hora de la mañana o al final de la tarde. 
  •  Estar pendiente de que tenga agua fresquita durante todo el día. Con los calores lo primero que hará nuestra mascota será ir al bebedero, ¡os agradecerá tener agua fría!
  • Si notamos que a pesar de nuestros esfuerzos, sigue teniendo calor, os recomendamos que le mojéis el cuello y sobre todo la cabeza. ¡Nuestro perro debe estar muy fresquito!
  • Otra forma de evitar que nuestro perro sufra con el calor, si tenemos aire acondicionado o ventilador, ponerlo para refrescar el ambiente de nuestro hogar. 
  • Por último, si nuestra mascota es de pelo duro, largo, abundante..etc ¡Córtale el pelo! Eso no quiere decir dejarlo rapado , pero si conseguir que tanta cantidad no le de más calor del necesario. 
Consejos para que tu perro no sufra en verano

Consejos básicos para nuestro perro en verano 

A diferencia de nosotros , las personas, la temperatura corporal de los perros oscila entre 38 y 39 grados. Los perros chatos como los Bóxer, el Bulldog francés, el Bulldog inglés o el Pekinés, así como los perros que tienen obesidad o problemas cardíacos o respiratorios son más sensibles al calor. Por supuesto, lo mismo ocurre con los cachorros y los perros más mayores. Si vemos que nuestro perro está muy sofocado por el calor, podemos enfriarlo colocándole paños fríos y húmedos en el cuerpo, principalmente en las almohadillas y alrededor de la cabeza , ingles y/o axilas. 

También debemos tener en cuenta que no podemos dejarlos encerrados en lugares que no tengan ventilación. Si el perro está en el exterior, es un jardín o una terraza debemos estar seguros de que tengan una lugar con sombra para refugiarse de los rayos del sol. 

Si notamos que el perro no tiene apetito durante el día, es mejor que coma sólo por la noche. Al igual que nos pasa a las personas, los perretes también pierden el apetito con el calor, así que no asustarse. En caso de que se prolongue durante muchos días, entonces deberemos acudir a nuestro veterinario de confianza para que nos aconseje y observe a nuestra mascota.

Otro punto fundamental es tener en cuenta el calor del asfalto. Cuando salimos a pasear con nuestro mejor amigo, debemos recordar lo que sentimos nosotros al ir a la playa y paseamos por la arena qué está ardiendo, porque esa es la misma sensación que tienen ellos al tener las almohadillas en contacto directo con el asfalto. Las aceras y carreteras están expuestas muchas horas al sol están altísimas temperaturas. El asfalto puede llegar a los 70º en los días más tórridos.  Por eso, se les pueden producir yagas muy dolorosas en las patas, por suerte, es fácil evitarlo llevándoles por senderos con sombra, y como hemos dicho antes, evitando las horas de más calor.

La prevención para el verano es importante

La importancia del pelo de nuestro perro en verano

Para evitar que nuestro perro sufra un golpe de calor, lo mejor es la prevención. El cortar el pelo  a los perros como los Yorkies, los Bichones , los Shitzu, etc… es muy recomendable hará que estén más frescos, pero paras los perros nórdicos, los Pastores alemanes o las razas que tienen doble capa de pelo, no se les puede cortar el pelo bajo ninguna circunstancia. Lo mejor es cepillarlos a diario para que se les caiga el pelo muerto, de esa manera el pelo estará libre de suciedad y lo protegerá del calor. Si los rapamos, su piel quedará expuesta a los rayos del sol y sufrirá graves quemaduras que con el tiempo se pueden convertir en cáncer de piel. 

 

Podemos disfrutar de nuestro perro en verano. Sólo debemos recordar los peligros del calor en nuestros amigos peludos. ¡Feliz verano perruno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *